Dakar. La etapa maratón (2ª parte)

Por fin abandonamos el pueblo con una mezcla de impotencia, tristeza y admiración por las personas que dejamos atrás.
A medida que nos vamos alejando el paisaje vuelve a ser hostil, atrás han quedado los gritos y risas de los pequeños, ahora queda el silencio, solo el motor de nuestros coches lo rompe  mientras  las ruedas dibujan un camino que antes no existía,  el desierto te hace recordar lo pequeño que eres, nadie en el coche habla, es como una muestra de respeto inconsciente ante semejante demostración de poder. Sigue leyendo

Un día en la carrera más dura; un día en el Dakar

Son las 4 de la mañana y el manager del equipo sacude mi tienda a modo de despertador, pero hoy no me ha sorprendido, llevo ya 15 minutos peleando para poder meter saco de dormir, esterilla, almohada y tienda en el mismo saco de donde los saqué anoche. Ayer por la mañana con las prisas y la inexperiencia esta tarea fue imposible, ¿cómo va a caber todo esto en esa bolsita?, tuve que pedir ayuda. Hoy, lo conseguiré. Sigue leyendo

El sueño del Dakar

Yo fui una de esas aficionadas que cada Navidad seguía el Dakar por la televisión y me quedaba prendada de aquella aventura, veía a los pilotos, sobre todo a los de motos (que era donde los nuestros destacaban más), como los grandes héroes de nuestro tiempo, con esas motos enormes, los monos a modo de armadura, el casco pintado con los colores brillantes de sus patrocinadores, que aun les daba más magia y misterio, cruzando dunas, sabanas, conviviendo con los africanos, con sus paisajes, con su magia… con todo aquello que el resto de los mortales nos teníamos que conformar viendo por la tele. Sigue leyendo