Un profesional del deporte campeón (ya) cuando no éramos campeones de nada más

Moi en acción

A un adolescente español le puede parecer de lo más normal que su país sea campeón de Europa y del mundo de fútbol, que haya sido también campeón de baloncesto, de balonmano, campeón olímpico de waterpolo, que tenga un campeón de F1, que gane todo en todo tipo de motos, el Dakar, que tengamos el mejor jugador del mundo de tenis y muchos de los mejores, lo mismo en el triatlón y (no sin polémica) en el ciclismo, que se hable de la ÑBA, etc., etc. Sigue leyendo